Cosechando agua de lluvia para Chimix

Mónica Camacho |Febrero 2021





Mark OS y Mark III son casi gemelos, se trata de los Sistemas de Agua Segura (SAS) que se pretenden instalar en 200 hogares de Chimix como una de las metas de proyecto que tenemos en esta comunidad y que ha llegado a ser tan complejo que requirió tener su propio circulo dentro de Cántaro Azul. Estos sistemas están diseñados para tratar y distribuir por lo menos 50 litros de agua por persona, y para que las familias cambien un poco el hábito de almacenar el agua, evitando así la re-contaminación en los hogares. Pero en la primer visita que hicimos a las viviendas para saber si ese sistema tenía sentido o no, nos encontramos que muchas familias ni siquiera tienen ese mínimo de agua disponible en sus hogares, por lo que antes de empezar a instalas los SAS, debíamos hacer una intervención extra.


En algunos hogares solo bastaba con poner una manguera desde el pozo o manantial hasta la casa, pero en la mayoría se decidió que un Sistema de Captación de Agua de Lluvia (SCALL) era la mejor opción para acercar el agua. ¡Y vaya que transportar cisternas en la zona altos de Chiapas es complicado! Para empezar, guiar al conductor de un camión de cuatro ejes al único paraje más cercano a Chimix en donde puede dar vuelta y descargar esos tanques. Al mismo tiempo organizar a un grupo de personas en Chimix para que ayuden a descargar las 67 cisternas de casi dos metros de diámetro y subirlas a las camionetas que sí pueden entrar hasta la escuela de la comunidad, una por una. Encima, esos días hubo neblina y lluvia, pero nuestro equipo de ese entonces puso todas sus energías y compromiso para lograrlo.


Lo bueno es que una vez que todo el material estaba listo en el kínder y que nuestros amigos de Isla Urbana llegaron con toda la artillería para instalar los sistemas de captación de agua de lluvia en las 67 viviendas que identificamos que tenían menos acceso al agua, todo fluyó bastante bien. Empezamos en diciembre de 2020 y pensamos que quizás ya era demasiado tarde para llenar esas cisternas, pero por un golpe de suerte y unas lluvias tempranas en enero, ahora casi todas las familias con SCALL tienen su cisterna llena y menos dolor de espalda. Las familias que recibieron un sistema están contentas, pero deben cuidar mucho el uso que le dan a esa agua para que les dure toda la temporada de cuaresma, que es cuando el agua escasea más.


Dime de qué agua tomas y te diré de te enfermas…. El agua y la salud de les niñes de Chimix.

Me imagino cómo ha de ser vivir en Chimix y recibir una visita de los de Cántaro Azul para el estudio que están haciendo. Tal vez al principio no se entendía muy bien de lo que se trata, y quizás todos esperaban solo “su Rotoplas”, pero todo fue más claro cuando llegó el Equipo de Evaluación a cada casa. Se veían un poco raros, algo así como una combinación entre hombres del espacio y encuestadores del INEGI: con su chaleco, su tablet, una mochila enorme, con caretas, cubrebocas y guantes, pero con una sonrisa debajo de todo eso.


Entonces, estos astronautas encuestadores les explicaron a las familias que se iba a instalar un sistema en su casa para que pudieran tomar agua segura, pero también, se iba a hacer un estudio de cómo usan el agua las familias, de qué calidad es el agua que toman y como afecta a los niños más pequeños el tomar agua segura. Muchas familias han aceptado hasta este momento el participar en este proyecto, aunque nos falta visitar muchas más. En total hay 200 viviendas que se visitarán, aunque no todas aceptarán participar en este estudio, ya que requiere una inversión de tiempo importante y una participación que va más allá de “recibir un apoyo”.


Mes con mes vamos a visitar a las familias que deseen participar y en esta primer visita, que llamamos “Línea base” les tocó al Equipo de Evaluación del Proyecto Chimix hacer una entrevista, observar y registrar el agua que hay almacenada en la vivienda, tomar muestras del agua que beben las personas para saber si tiene contaminación microbiológica, medir y pesar a los niños y niñas menores de 12 años, incluyendo recién nacidos! Y dejarles una tarea a los papás y las mamás de esos niñes. Después les contaremos de que se trata esa tarea… pero les adelantamos que tiene que ver con la popó.