Reflexión con motivo del taller WASHBAT

Por Sergio Villalobos

Del 8 al 11 de Agosto de 2022, personas de diferentes instituciones de gobierno, sociedad civil y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), se reunieron durante tres días para discutir los problemas del sector de agua, higiene y saneamiento (WASH por sus siglas en inglés) en escuelas del estado de Chiapas.


Las personas reunidas venían de diferentes instituciones de los tres niveles de gobierno, como la Secretaría de Educación de Chiapas, la Secretaría de Educación Pública (SEP), el Instituto Estatal de Agua (Inesa), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y diferentes sistemas de agua potable municipales. También asistieron representantes de organizaciones de la sociedad civil, como Isla Urbana, Saya, y Cántaro Azul.


Esta diversidad de actores permitió tener una rica discusión sobre los problemas que impiden el cumplimiento del derecho humano al agua en escuelas y también permitió saber los retos que enfrentan las mismas instituciones para atenderlos.


A lo largo de 3 días se discutieron, desde perspectivas diferentes, los retos que tiene que enfrentar el sector en diferentes ámbitos: el presupuestario, el de la coordinación institucional, el de las normas sociales, el de liderazgo político, y el del monitoreo y evaluación de las políticas y programas.


Las visiones diversas lograron dibujar el complejo escenario para que se cumplan los derechos humanos al agua y al saneamiento en las escuelas, pero también permitieron ir imaginando posibles soluciones, así como los primeros pasos para emprenderlas; definiéndose las principales problemáticas que afectan el sector de agua, higiene y saneamiento con el fin de construir un plan de acción en el que participen el gobierno, las agencias internacionales y la sociedad civil.


Muchas de las acciones pasan por fortalecer las capacidades humanas de los trabajadores en los temas relacionados con el sector WASH en escuelas, así como por crear conciencia entre las lideresas y líderes comunitarios sobre estos temas, incluyendo el de la higiene menstrual. Otra de las acciones es lograr mecanismos ágiles que ayuden a coordinar las acciones de las diversas instituciones que tienen relación con los servicios WASH. También se destacó la relevancia de que la información del sector sea precisa y sea difundida de manera pública.


Al final, se obtuvo un plan con más de 21 acciones para mejorar los servicios WASH en escuelas, así como el compromiso de las instituciones y la sociedad civil para echarlo a andar. La finalidad es que este taller sea el comienzo de un compromiso dinámico que permita ir avanzando en los indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 4 y 6, que tienen relación con el agua en las escuelas.


El taller no solamente ayudó a comprender mejor la situación del sector, sino también a que los diferentes actores involucrados se conocieran, se escucharan y se comprendieran; tomando en cuenta los retos que tiene cada institución y la visión que mantiene respecto a este problema. También ayudó a que quedará más claro la magnitud del mismo y su gran relevancia.


Las personas se fueron más conscientes y más comprometidas para trabajar por el cumplimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento en las escuelas. Las reflexiones finales estuvieron llenas de emotividad, dejando al descubierto que los participantes, por encima de ser funcionarios del Estado o empleados de la sociedad civil, son personas que ven lo que se está haciendo mal, e imaginan como se podría hacer mejor. Desde aquí apostamos porque esas ganas con las que salieron para hacer realidad los objetivos del plan de acción trazado, se mantengan y crezcan.