¿Qué agua bebes?

Por Julio Albarrán


En alguna etapa de mi formación como arquitecto, esta pregunta fue muy persistente gracias a un ingeniero que nos impartió la materia de Instalaciones en la Construcción. Siempre, durante todas las clases nos martirizó con esta pregunta. Para ese momento, yo no estaba tan motivado por conocer qué agua bebía; me conformaba con saber que el agua pasaba por un proceso de «potabilización» y era transportada por la red de agua potable hasta llegar a mi vivienda.


Con el tiempo y la transformación de mis intereses personales, he llegado a trabajar con distintas comunidades en proyectos de ecotecnologías. En un principio, solo con captación de agua de lluvia y sistemas de saneamiento descentralizados. Lo que me llevó a conocer y aprender más sobre el agua segura y cómo evitar su recontaminación, con la finalidad de tener tecnologías apropiadas y sostenibles para que las personas puedan consumir agua segura y cambiar sus hábitos.


En Cántaro Azul se está buscando que las niñas y niños utilicen la lavadora de cantaritos, de un programa financiado por One Equal Heart. Por lo que surgió la idea de realizar un estudio para conocer los procesos de lavado de botellas, con las colaboradoras de Cántaro que pertenecen al Círculo de Gestión del Conocimiento. Dicho estudió consistió en que cada colaboradora estaría lavando su cantarito durante tres semanas con solo una de las siguientes soluciones:

  1. Solamente con agua segura.

  2. Agua segura con cloro y enjuague de agua segura.

  3. Agua del grifo con jabón y enjuague con agua de grifo.

Esta propuesta de soluciones de lavado de cantaritos se llevó a cabo con un protocolo específico de lavado, con la intención de generar cambios de hábitos, al momento de consumir el agua segura que tenemos desde nuestro sistema de desinfección mesita azul rey.


A partir de los resultados obtenidos de este estudio, se concluyó que las soluciones de lavado con «agua segura» y «agua segura + cloro» son las opciones más adecuadas para el lavado de los cantaritos; ya que los resultados bacteriológicos del agua de los cantaritos que se lavaron con estas soluciones salieron con ausencia de e-coli y coliformes totales. Mientras que los resultados de la solución de agua de grifo + jabón» siempre mostró una presencia de recontaminación del agua segura en los cantaritos, puesto que en los estudios bacteriológicos hubo presencia de coliformes totales.


Estos resultados son relevantes porque gracias a estos se encontró que el agua de los lavamanos/fregaderos no estaba desinfectada. Los resultados bacteriológicos arrojaron que el agua tenía presencia de coliformes totales, lo cual hacía que aun con una buena práctica de lavado, siempre hubiera recontaminación del agua segura que bebemos.



Debido a esto, el laboratorio de calidad de agua, buscó solucionar el problema y se realizó inmediatamente un protocolo de desinfección del agua con cloro. Dicho protocolo se realiza de manera diaria, desde el 6 de mayo del 2022, por lo que ahora podemos estar tranquilas de que el agua de las llaves en la oficina es agua segura, libre de contaminación bacteriológica.


Con este estudio no solo se buscó analizar el agua, sino también mejorar los hábitos de las colaboradoras. Una de las opciones para incentivar el cambio de hábitos fue devolver los resultados de los análisis de calidad de agua obtenidos. Al conocer el resultado de los análisis del agua de sus cantaritos, cada persona fue mejorando y puliendo la práctica de lavado.

Devolución de los resultados de calidad de agua y comparativa de las muestras.


En la foto izquierda la muestra está sin presencia de coliformes totales y e-coli, en la foto central las muestras presentan coliformes totales y/o e-coli, para valorar correctamente esta muestra es necesario utilizar una lámpara fluorescente sobre las muestras. En la foto de la derecha podemos ver que la primera muestra solo está con presencia de coliformes totales y la segunda muestra que está fluorescente tiene presencia de e-coli.


Como lección aprendida de este estudio, ahora puedo decir que es muy importante conocer la calidad del agua, tanto de la de usos cotidianos, como la de consumo. Tener agua sin tratamiento repercute en los procesos de lavado (utensilios domésticos y de preparado de alimentos y verduras), puesto que aun si se utilizan soluciones de desinfección, si por descuido se recurre a fuentes de agua sin desinfección, podemos contaminar los procesos de lavado realizados. Como recomendación extra, puedo decir que siempre es mejor tener más barreras de protección en nuestras fuentes de agua y así garantizar una excelente calidad de agua.