Mi experiencia en Cántaro Azul

Por Equipo Cántaro | Junio 04, 2020.




Aracely

¡Gracias por hacerme parte de tu historia!


Querido Cántaro Azul, recuerdo perfecto aquel momento que cambio nuestra historia, esa montaña rusa de incertidumbre de la continuidad de tu existencia y de que tomáramos rumbos distintos que talvez nos hubiese separado para siempre, pero tú, una vez más, impulsando lo imposible a lo posible, lograste que voláramos juntos a nuevos horizontes, a nuevas historias, a nuevas aventuras, a desafiarnos a nosotros mismos, aun esto nos llevara a miles de kilómetros de distancia de nuestras familias, de nuestros amigos y de nuestras comunidades donde habíamos nacido y que siempre llevamos en nuestros corazones!


Hoy celebro ese momento, tu vida, tu maravillosa forma de pensar, hacer y creer! Hoy te agradezco todo lo que haces por el mundo, por las personas, por todas las mentes y corazones que has transformado en estos 14 años de tu presencia, hoy y siempre agradezco ser parte de tu historia!

Balam


Pensar en un aniversario luego es pensar en el pasado y lo hecho, dicho, sentido, pensado desde un inicio hasta el día de hoy. Y es muy vasto este catálogo de recuerdos y memorias que podría compartir, desde dilemas morales, episodios chuscos, sensaciones de triunfo y fracaso, relaciones fortalecidas, iniciadas y otras gratamente inesperadas.


Pero también está la posibilidad de pensar en lo que aún no ocurre: en el futuro. Pensar en qué viviré o quiero experimentar en Cántaro Azul los años que siguen. Casi como imaginar las memorias que aún no suceden, sin imponerles tampoco demasiadas expectativas para que puedan fluir y generen las reacciones que deban generar.

Y entonces, pienso ya no en los 14 años pasados, sino en los que vienen. En donde no deseo ver una maquinaria perfecta, sino destellos potenciados de tantas personas que compartimos el mismo espacio, la misma intención pero desde la diversidad que hace nutritiva a esa mismidad.


¿Cuántos años más imaginar? Lo que nos alcance la imaginación

Citlalli


En 2018 vi una convocatoria de Cántaro Azul, la cual me interesó mucho, era justamente para trabajar en comunidades, desde luego tenía muchas ilusiones de postularme, de al menos intentarlo y si la vida me lo permitía quedar seleccionada, pero otras situaciones personales me lo impidieron.


A finales de ese mismo año me invitan a participar en el proyecto de agua en Berriozábal, el cual me encantó la idea porque era con los grupos comunitarios donde las metas eran bastante ambiciosas en un sentido positivo en cuanto a lograr el acceso al agua de las mismas. Fue entonces que inicio con la labor a principios de 2019, la historia dio un giro inesperado para mí, cuando me proponen ser parte de Cántaro Azul, sin duda fue una gran sorpresa y un gusto enorme que abrazó mi corazón, aquella ilusión que había quedado en el camino, en ese momento se hacía realidad. Desde ese momento me sentí muy afortunada, poco a poco fui conociendo al equipo, la estructura, los valores, las metas, objetivos con las que se camina, mismos que comparto desde lo personal a lo profesional.


Cántaro ha significado mucho en mi vida, comparto tanto de mis sentires y de mi vida cotidiana, sin duda ha sido un proceso lleno de emociones, de aprendizajes, experiencias, aventuras y de mucho que compartir, en mi caso de estar en otra sede no me permite estar la mayor parte de mi tiempo en convivencia con el equipo pero cada vez que se me permite estar y convivir, me llena de emociones y admiración por cada una de las personas que forman esta gran familia, tan humana y que todos los días dan lo mejor de sí. Cada vez compruebo mi frase favorita “siempre hay un motivo para seguir”, todos y todas tenemos un propósito en la vida, y la mía me ha llevado al camino de servir y compartir lo que poseo, lo que sé, lo que amo… si me equivoco el tiempo me lo dirá, por ahora sigo mi corazón y las aventuras han sido muy gratas.


¡Gracias Cántaro Azul por fluir sabiamente y renovarse cada día! ¡Somos gotitas que suman!

Edna

Mi experiencia en Cántaro Azul ha sido como una montaña rusa, con subidas y bajadas, con muchos topes pero también con muchas barreras superadas, siempre acompañada de grandes personas que hacen que cada experiencia sea llevadera, personas totalmente comprometidas con su labor y llenas de conocimiento y mucha capacidad y de las cuales siempre aprendo un poquito día a día. ¡Gracias a todas y todos por su calidez y ganas de compartir!

Héctor

He tenido la fortuna de colaborar en Cántaro Azul poco más de 12 años. Mi viaje junto con Cántaro ha estado lleno de retos y aprendizajes. ¿Cómo olvidar esos días en los que acampabámos en las cercanías de las rancherías en Baja California Sur para realizar la evaluación de la Mesita Azul?, ¿Ese primer viaje a Tabasco, Veracruz y Oaxaca con un reto de instalar más de 10 Sistemas de Agua Segura en menos de 15 días?. O bien ese enorme proyecto en el que viajamos por todo México para hacer un estudio de sostenibilidad de sistemas de agua potable en comunidades de todo México.


A lo largo de mi viaje junto a Cántaro he visto pasar muchas personas que en su paso han dejado siempre un aporte y aprendizaje. He sido testigo también del enorme crecimiento de Cántaro, de sus grandes logros, de la emoción con que se empieza un proyecto y la melancolía cuando cada uno concluye. En este tiempo también me ha permitido crecer, aprender e incluso reinventarme. En este tiempo, me ha visto formar una hermosa familia, sin duda alguna la más gran felicidad en mi vida personal. De nueva cuenta, no me queda más que agradecer a Cántaro Azul por todo, a su grandiosa comunidad por ser y estar, a ustedes mi enorme gratitud, hoy y siempre #MeEnCántaro.

Johanna

Cántaro Azul ha significado para mí tocaditas al cielo con amaneceres de colores, habitar otros espacios, otros lugares, y despertar con el friecito de las madrugadas llegando bajo las sábanas. También ha sido motivo para nuevas aguas, otros olores, otros sabores, nuevos pasos, nuevos caminos.


Mi sueño, mi misión, es la misma que traigo desde mis entrañas nacidas en otras tierras y que, felizmente, comparto con Cántaro. Eso de verdad me gusta, encontrar que aquí y allá, dondequiera que estén mi mente, mi corazón y mi cuerpo, mi labor sigue aportando al propósito, ese que reposa allá en cada una de las comunidades a las que tocamos con nuestro espíritu inspirado.


Pero lo que más me gusta de todo es que en el caminar de esa misión compartes pedacitos de historias con otras personas, esas compañeras de camino, del viaje de la vida, y de lo que esto significa para cada una.


Sí, eso es mi experiencia en Cántaro hasta ahora, un viaje por un camino de la mano de quienes, como yo, están aquí, en este momento histórico por demás, haciendo misión a cada paso, regalando de sus semillitas y de su agüita para que la vida florezca.

¡Gracias por la oportunidad, Cántaro! Que el amor, la fuerza más poderosa que existe, siga moviendo y uniendo nuestros andares.



Lupita


Mi experiencia en Cántaro Azul

A casi cuatro años -sí cuatro- ha sido el proyecto donde más retos he superado y no sólo de forma profesional, dónde alcanzar metas es el día a día pero el aprendizaje es enriquecedor, si bien no todo ha sido felicidad (porque no faltan los días agotadores, guiño guiño) al final cuando logras ver el impacto que tenemos reflejado en el semblante de las personas a quienes llegamos, vale la pena todo ese esfuerzo no sólo el mío sino de cada gota que compone a Cántaro Azul, desde donde nos toque sostener a este sueño, darle vida y movimiento, así que gracias por hacerme formar parte de esta comunidad y que los años se sigan sumando.


Moni

Ha sido increíble ver cómo Cántaro Azul se transformó de un equipo de 7 - 8 personas en el 2014 a las más de 60 que somos ahora. Me hace muy feliz ver cómo los planes y sueños se van haciendo realidad poco a poco y con mucho trabajo, corazón y esfuerzo de cada unx de lxs que colaboramos aquí.


Cántaro Azul ha sido para mí:

∞ Los viajes interminables en carretera…

∞ La hospitalidad de las casas rurales que nos reciben con una tortilla recién hecha y un café caliente en un día lluvioso…

∞ La satisfacción de un sistema que provee agua limpia después de cinco años de trabajo ininterrumpido…

∞ Los nervios en una sala de espera antes de una reunión importante…

∞ Los desvelos y el cansancio de generar la mejor propuesta…

∞ La tranquilidad de un ambiente de trabajo sano y flexible…

∞ La amistad y confianza en cada unx de nosotrxs.


¡Gracias por tanto! ¡Y Felicidades Cántaro Azul!


Oliverio

Hay un antes y un después de Cántaro Azul, sin duda alguna ha significado una experiencia por demás insospechada pues me ha dado a mí una madurez personal y profesional. Ha representado un aprendizaje bastante nutrido, con retos increíbles a lado de grandes personas. Es una Organización con la que me siento plenamente identificado con todo lo que hace, y que provoca en mí en dar lo mejor para ayudar a las personas que más lo necesitan.


En mi caminar he aprendido que la mayor satisfacción está en dar y no en recibir, creo que esta parte es la que ha resonado más en mi quehacer en Cántaro Azul.


Por todo esto, agradezco infinitamente a Cántaro Azul, por brindarme la oportunidad de pertenecer a ella, por aprender en ella, por aportar en ella, por escribir una pequeña historia en ella.


Feliz 14 Aniversario, Fundación Cántaro Azul, A.C.


Merce

¡Muchísimas Felicidades Cántaro Azul!


Es poquito el tiempo que hemos caminado juntes pero, desde el primer día sentí una energía bien bonita por parte de todos ustedes, el espacio de trabajo y el ambiente me gustó, se sentía como una gran familia, conviviendo en una casa algo apretadillos, pero todos muy contentos. Me sorprendió la diversidad de personas, de saberes, de experiencias y, sobre todo, de corazones que se juntaban en esa casa de Alcanfores.


Ahora, unos meses después estoy convencida de que esa primera sensación fue acertada, he tenido la oportunidad de aprender, construir, reflexionar y crear junto a personas que de veras ponen el corazón en lo que hacen…y si tenemos eso, que más se puede pedir….


¡Que nunca dejemos de hacer desde el corazón! ¡Muchas felicidades!


¡¡Laura de Alcanfores!! Transmitiendo desde nuestro proceso de Inducción a Cántaro Azul.


Ya 14 añazos, ¡se viene toda la ADOLESCENCIA!



Gabriela

Llegar a Cántaro Azul fue para mí una revolución, ¡tanta gente! (y no éramos tantos como ahora), ¡tanto ruido! (llegué en medio de un desayuno colectivo), ¡tanta novedad!, ¡tantas acciones!, ¡tanto todo!


Antes de Cántaro, llevaba 7 años freelanceando en solitario, así que pensé que reaprender a coordinarme, a trabajar en equipo, con horarios definidos, a planear con otras personas, a intercambiar ideas implicaría todo un reto, sin embargo, desde los primeros días lo que encontré fue amistad, solidaridad, compañerismo, apoyo, alegría, creatividad, apertura, intercambio y a la cuarta semana ya me sentía en casa.


Inicié esta historia junto al equipo de escuelas, el cual ha sido una gran fuente de inspiración en todo momento y al que agradezco su cercanía en aquellos primeros días de incertidumbre. Desde entonces he pasado por diferentes equipos, me he enfrentado con retos inesperados, no he dejado de aprender, he encontrado amigos y amigas entrañables y hoy, a casi cuatro años de ese día, no pasa uno en el que no sienta admiración y gratitud por ser parte de esta comunidad.


En Cántaro nunca he tenido tiempo de aburrirme, el ritmo siempre es vertiginoso, las ideas nuevas brotan constantemente, experimento retos creativos todo el tiempo y eso es un motor inmenso para mí. No todo ha sido fácil, han habido tiempos duros, hemos vivido un montón de cambios, ajustes y desajustes, hemos tenido días con muchísima carga de trabajo, pero cuando hago un alto al final del día siempre están presentes el orgullo y la satisfacción del trabajo bueno, significativo y necesario que hacemos, para las familias con las que trabajamos, pero también para nosotras y nosotros.


Un abrazo enorme en este día de fiesta. ¡Feliz 14 aniversario, Cántaro Azul!


Olivia


Yo Olivia colaboradora de Cántaro Azul desde septiembre del 2015, tengo una infinidad de experiencias vivenciales, pero creo lo más relevante es el crecimiento personal y profesional dentro de Cántaro.

Cántaro me ha dado la oportunidad de desarrollarme profesionalmente y compartir con las comunidades tzeltales y tsotsiles, el intercambiar y fortalecer conocimientos me ha dado un panorama general de ello, me ha permitido desarrollarme en la traducción escrita y oral.

A muchas personas no les agrada el trabajo comunitario pero a mí me fascina, amo trabajar con ellos, eso no quiere decir que sea fácil, sino todo lo contrario.

Mi estancia en Sitalá durante el 2016 al 2017 por casi año y medio fue un gran reto de ello, estar en un municipio donde no tenia conocidos más que unos compañeros de trabajo de otra organización. Sitalá es uno de los municipios más rezagados y con extremas pobreza, para llegar a las comunidades es complejo cuando no se cuenta con vehículo propio, para llegar a mi destino me relacione con los compañeros de DICADEM quienes trabajaban en el mismo municipio y empecé a agendar mis actividades basándome en ruta y planeación de ellos, así pasaban a dejarme hasta las comunidades y cuando podían me recogían, “con ellos aprendí a dejar una rama en la crucero de la carretera con comunidad como señal de que ya me había a cabecera”, en otras ocasiones me toco caminar por veredas, de una comunidad hasta cabecera hasta por 2 horas por la falta de transporte, tener el cabello tieso por el polvo y cara lastimada en épocas de estiaje.

Todas estas experiencias han valido la pena y autovalorar todo la entrega hacia las comunidades, veo mi galería y me llena de emoción y nostalgia de ver a todas las personas con quienes compartí, conocí y conviví, lo más bonito es que una puede relacionarse con personas con quienes ni trabaja por ejemplo en Guadalupe Peña Blanca, Sitalá,(anteriormente cántaro no trabajaba allí) me invitaron a una inauguración de tanques de ferrocemento, las señoras me conocían de vista y cuando llegue fue una emoción que hasta me vistieron de Sitaleña y nos tomamos muchas fotos <3 fue hermoso, estoy tan agradecida con todas las comunidades de los distintos municipios donde me recuerdan, me regalan frutos, me invitan a comer o con el simple hecho de saludarme por donde nos encontremos, eso me hace volar alto, sentirme satisfecha, autovalorar mi trabajo sin importar lo que digan los demás, generar un cambio no implica cambiar una comunidad completa, si de 1000 familias solo 1 familia genera un cambio con eso me siento satisfecha porque esa familia puede ir cambiado a otras.


Tito

Experiencia Azul


He tenido el privilegio de estar poco más de dos años en Cántaro Azul, y una de tantas experiencias es ésta:


“Di talleres WASH en una escuela primaria en Yibeljoh, tiempo después regresé para hacer una visita de seguimiento. Ese día tenía que visitar ésta escuela y otras dos (en otros municipios), por lo que no podía tomarme el tiempo para visitar los salones.


Recuerdo que al llegar a la escuela los niños me reconocieron y empezaron a gritar mi nombre, la prisa me obligó a caminar a la dirección, hablé con el director y me dispuse a partir. Salí de la dirección con rumbo a la camioneta, de pronto escuché que alguien gritó mi nombre, volteé para averiguar quién era y vi cuatro carteles y cada uno llevaba una letra formando la palabra: Tito. En ese momento recordé que el llanto no siempre duele, muchas veces reconforta el corazón…”


Ivonne


Hace apenas unas semanas que me integré a Cántaro Azul de manera formal, por lo tanto no tengo muchas experiencias por contar! Aún…


Lo que sí puedo decir es que ser parte de él me ha permitido reflexionar sobre el gran privilegio que tengo de tener acceso a este recurso tan vital como lo es el agua, en el momento en que lo necesite, ya que desafortunadamente no es así para todos. Es terrible pensar que en algún momento ya no podremos contar con ella si no hacemos algo.

Agradezco a la vida el permitirme ser parte de este gran proyecto como lo es Cántaro Azul y espero contribuir de muchas maneras, ¡en todo lo que pueda! Agradezco a l@s compañer@s que me han recibido y ayudado a integrarme de la mejor manera. ¡Ya me siento parte del equipo! ¡Feliz 14 aniversario!

Recursos
Entérate

Inscríbete a nuestro boletín y forma parte de la comunidad Cántaro Azul

Ayúdanos a cultivar nuestras

redes sociales:

  • CA_REDES-01
  • CA_REDES-03
  • CA_REDES-04
  • CA_REDES-02
  • CA_REDES-05
Aviso de Privacidad

Calle Franz Bloom, No. 4, Barrio de Cuxtitali, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, C.P. 29230  

 Teléfono de oficina: +52 (967) 631 58 17