Elementos básicos para el desempeño de los sistemas públicos de salud

Por Lol Canul

Acudir a una consulta médica en los sistemas de salud pública puede parecer sencillo, pese a requerir iniciar un trámite tedioso, pero detrás de ello hay una serie de esfuerzos que si los analizamos, nos podrían ayudar a entender mejor los procesos que implica.


Que toda la población tiene derecho a la protección a la salud es una verdad indiscutible. Para que esa promesa se convierta en realidad, el Estado debe trabajar en un marco de legislación, infraestructura y acción que corren como su responsabilidad. Ello incluye promover la integración y vinculación con personas, organizaciones y la iniciativa privada.


Llamamos sistemas de salud a todas las acciones que se realizan para promover, mantener o recuperar el máximo grado de salud al que las personas pueden aspirar y que debe particularizarse para su debida atención. Para que su existencia sea posible deben existir leyes, normas y reglamentos que indiquen cómo deben ejecutarse.


Por supuesto, debe haber una infraestructura física y material que permita la atención en cualquiera de sus necesidades: desde una consulta de medicina general a una de especialidad, la realización de estudios de laboratorio, el surtimiento de fármacos, o cualquier otro requerimiento relacionado con la salud.


Es necesario contar con personal suficiente para mover toda esa maquinaria y brindar las atenciones mencionadas. Los planes, proyectos y políticas por la salud, así como la asignación de recursos son otras labores que resultan necesarias para realizar la gestión administrativa del servicio público. Porque no todo lo que se asocia con la salud ocurre en los espacios en los que se atiende a las y los usuarios de los servicios.


Las funciones del sistema de salud se engloban en la prestación de servicios, su financiamiento, la rectoría del sistema y la generación de los recursos.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) determina seis elementos básicos para el desempeño de los sistemas de salud:

  1. la prestación de servicios apropiados y convenientes con una estructura funcional adecuada;

  2. la dotación de personal sanitario debidamente calificado y distribuido en una justa cobertura;

  3. sistemas de información sanitaria que realicen investigaciones y registros que aporten evidencias de las condiciones de salud para la actualización y la mejora de las prácticas médicas;

  4. productos médicos, vacunas y tecnologías que favorezcan la atención sanitaria, así como la forma de entender y de hacer medicina;

  5. financiamiento de los sistemas de salud que depende de la distribución de recursos de los Estados;

  6. liderazgo y gobernanza que supone la existencia de un marco normativo estratégico y los mecanismos de supervisión eficaz para el funcionamiento de todo el sistema.

Así que la próxima vez que requieras atención en los sistemas de salud pública, recuerda todo lo que se necesita para logres hacer válido tu derecho a servicios de salud de calidad.