Diálogos por el agua

Por Romeo López Camacho

Durante los meses de mayo y junio participamos en la organización del 1er Foro de Escucha Estatal 2022: «Diálogos por el Agua», un espacio de gobernanza en el que se tomaron importantes acuerdos entre 33 gestoras y gestoras comunitarios del agua de 105 localidades de 11 municipios de Chiapas; y autoridades, funcionarios y representantes de elección popular de los tres niveles de gobierno.


En su organización también participaron el Instituto Estatal del Agua (Inesa) del Estado de Chiapas y la Asociación Mexicana de Hidráulica.


Camino a su realización, las gestoras y gestores participaron en tres talleres preparativos en los que además de intercambiar experiencias sobre a las distintas problemáticas en torno al agua que se viven en sus comunidades, fortalecieron sus capacidades de negociación al conocer los mecanismos institucionales y políticos que existen para hacer valer sus derechos humanos al agua y al saneamiento.


Al foro, que tuvo lugar el 29 de junio en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, acudieron servidores públicos de organismos estatales como la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn), la Secretaría de Igualdad y Género (Seigen), la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y por supuesto el propio Inesa; diputados y diputadas estatales y federales, entre los que destaca el presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos del Congreso del Estado; y organismos municipales como la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno Municipal de Berriozábal.


Las demandas más recurrentes planteadas por las gestoras y gestores comunitarios en las mesas de trabajo fueron las siguientes:

  • Urge que exista coordinación presupuestal entre las instituciones para lograr una atención eficiente de las necesidades relativas al derecho humano al agua y al saneamiento en las comunidades.

  • Existe un déficit en cuanto a infraestructura hidráulica ya que la mayoría de ésta padece falta de mantenimiento o necesita ser ampliada para cubrir la demanda de agua en las comunidades.

  • Es necesario que se reconozca la capacidad jurídica de los patronatos, comités o juntas de agua, también conocidos como Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (OCSAS); para que éstos puedan realizar gestiones ante las distintas instancias públicas sin intermediación del ayuntamiento.

  • Es prioritario prestar atención a la calidad del agua que actualmente se abastece a las comunidades.

Esto dio pie al establecimiento y firma de 34 acuerdos o compromisos, que se agruparon en torno a cuatro grandes ejes:

  1. infraestructura hidráulica,

  2. agua y género,

  3. el agua de los pueblos y las comunidades indígenas,

  4. agua y medio ambiente.

Por razones de espacio no los analizaremos a profundidad en este texto. Solo destacaremos que éstos contienen una gran la legitimidad, al provenir de un largo proceso de reflexión en el que lo comunitario dialoga con lo público, con el fin de llegar a soluciones que respondan a las necesidades reales de la población que vive en los municipios y las comunidades participantes.