top of page

Agua Segura en Escuelas, agente de cambio


Entre la timidez adolescente y la inquietud infantil, las y los estudiantes de la Escuela Secundaria Técnica 40, ubicada en Teopisca, Chiapas, concluyeron con las actividades del programa Agua Segura en Escuelas el pasado 6 de junio. Dicho programa ya ha alcanzado un beneficio en más de 30 mil niños y niñas de Chiapas, Oaxaca, Morelos, Puebla, Tabasco y Veracruz.


Las risas subían de tono hasta las carcajadas, las y los adolescentes jugaban y seguían las recomendaciones del equipo de Cántaro Azul, conformado por Mayra, Janet y Tito, para imitar movimientos relacionados con el lavado de manos, el agua segura y el uso correcto del sanitario, este último, con el más penoso de los movimientos: el sentarse en una taza de baño. Hubo resistencias, abochornados y los más desinhibidos, risueños, se ponían en cuclillas espontáneamente.


Luego, la risotada llenaba el espacio cuando se hablaba de lo incómodo que es encontrarse con «cacadrilos» en los sanitarios o de las declaraciones de amor y de guerra que hay en las pintas de los baños. Poco a poco lo hicieron, cedieron, se divirtieron y agradecieron la presencia de Cántaro Azul en su escuela, con el propósito de avanzar en la garantía del derecho humano al agua y al saneamiento en las escuelas.


Janet López, coordinadora del programa Agua Segura en Escuelas, explica que el objetivo principal de esta herramienta es garantizar el derecho humano al agua para niñas, niños y adolescentes, así como promover escuelas y ambientes saludables. El programa surgió en 2015-2016 como respuesta a la desigualdad existente en las escuelas, donde algunas tenían bebederos pero otras carecían de acceso al agua, expone.


Inicialmente, comenta, el programa se implementó en escuelas que no tenían agua y se utilizaba la captación de agua de lluvia para garantizar el acceso al agua segura para el consumo. A partir de 2018, el programa amplió su enfoque y abordó tres temas fundamentales: agua, higiene y saneamiento en las escuelas, que ahora se implementa en distintos niveles educativos: preescolar, primaria, secundaria y bachillerato.


Con Agua Segura en Escuelas, platica, se busca proporcionar a las infancias y adolescencias las herramientas indispensables para tener baños limpios y seguros, con todas las cualidades deseadas, como limpieza, buen olor, agua y jabón. Además de trabajar en el acceso al agua como derecho humano, también se realizan acciones para mejorar las condiciones de los sanitarios, ya que la falta de agua a menudo provoca que estén en mal estado.


En cuanto a los desafíos para abordar estos temas en diferentes etapas de crecimiento, comenta Janet López, se adaptan los talleres según la edad e intereses de los niños y niñas. En preescolar, por ejemplo, se utilizan personajes atractivos como «la gotita», «el jabón», «la mano» y «la bacteria» para enseñarles de manera interactiva y lúdica la importancia de la higiene y el cuidado del agua. Además, se involucra a los padres y madres en estos temas, y se han observado resultados positivos, como que los niños y niñas transmitan en casa lo que aprendieron en su escuela.


En primaria, señala, el impacto es diferente debido a la mayor interacción e independencia de los niños. Se promueve su participación en actividades como colectas de basura o concursos de conocimiento, convirtiéndolos en agentes de cambio que influyen a los maestros para llevar a cabo ciertas acciones. Algunas escuelas, incluso, han tomado iniciativas, como eliminar el uso de plásticos de un solo uso o implementar la separación de la basura.


En secundaria, el trabajo es más complicado debido a la rebeldía y los cambios propios de esa etapa de desarrollo. Sin embargo, se busca abordar los temas de importancia relacionados con el consumo de agua segura y la higiene desde el humor y la alegría.


En resumen, el programa Agua Segura en Escuelas sigue trabajando en su objetivo principal de garantizar el acceso al agua, promover la higiene y mejorar las condiciones sanitarias en las escuelas. Se adaptan los enfoques y materiales de enseñanza según la edad de los niños, y se fomenta su participación en la promoción de prácticas saludables. Aunque existen desafíos en cada etapa, se han obtenido resultados positivos en la sensibilización y la adopción de hábitos saludables por parte de los niños, así como en la mejora de las condiciones en las escuelas.




El Cierre


Lorena Concepción García Flores, subdirectora de la Escuela Secundaria Técnica No. 40, menciona que consideran que el programa es muy pertinente para las necesidades del contexto en el que se encuentran las y los adolescentes. La seguridad del agua garantiza mejores condiciones de salud para la comunidad educativa en general, incluyendo estudiantes, personal docente, administrativo, directivo e incluso padres y madres de familia. Además, dice, consideran que promover buenos hábitos en la población es relevante, ya que han observado algunas deficiencias en cuanto a hábitos de higiene y alimentación. Estos aspectos también se incluyen en los talleres que proporciona el equipo de Cántaro Azul. El compromiso es optimizar los recursos materiales otorgados, pero siempre teniendo en cuenta la conciencia del uso en beneficio del equilibrio, tanto para el cuerpo humano como para el contacto con la naturaleza y el medio ambiente.


En relación a los jóvenes que atraviesan la transición de la infancia a la adolescencia, la subdirectora Lorena reflexiona sobre cómo reciben estos programas, apoyos y consejos. Aunque hablar sobre la higiene menstrual puede estar más presente en las conversaciones, a menudo les resulta difícil hablar sobre aspectos como la higiene de los baños o el cuidado de la higiene personal.


Sin embargo, opina que no se puede generalizar, ya que cada individuo tiene particularidades y contextos familiares específicos. En su mayoría, durante la adolescencia, las y los jóvenes están en una etapa de búsqueda de identidad y revelación personal, donde estos temas aparentemente no captan mucho interés. Aunque tienen acceso a una gran cantidad de información, es importante enfatizar la importancia de estos temas y reiterarlos en el ámbito educativo. A pesar de que pueda parecer que no les interesa, se están construyendo perspectivas positivas en la conducta de las y los adolescentes, ya que están consolidando su personalidad y hábitos en esta etapa crucial. Es posible encontrar cierta rebeldía o rechazo, como se ha observado en las dinámicas donde evitan imitar ir al baño por temor a mostrar vulnerabilidad ante sus compañeros. Aunque parezca que no quieren hablar de estos temas, se reconoce su importancia y se seguirán inculcando en futuros ciclos escolares de manera transversal, expone.


En tanto, Silvano de Jesús Hernández López, coordinador académico de la Secundaria Técnica 40, menciona que ha habido un cambio muy positivo en los alumnos, a partir de la implementación del programa. Al principio, comenta, tenían preguntas sobre qué es Cántaro Azul, pero muchos de los estudiantes que venían de la primaria ya estaban familiarizados con el proyecto porque lo habían conocido en la primaria y ellos mismos explicaban a sus compañeros que se trataba de un proyecto de agua segura y los beneficios de beber agua continuamente.


Este enfoque integral en la educación secundaria, añade el profesor, les ha permitido comprender que los estudiantes están en constante cambio, con ideas y paradigmas en evolución. Esto ha fortalecido el aspecto pedagógico y académico de la escuela, y esperan que el programa continúe con su seguimiento.


En el cierre del programa en esta escuela, la subdirectora destaca que Cántaro Azul ha superado sus expectativas iniciales. Si bien pensaban que se trataba principalmente de agua segura, se sorprendieron al descubrir que el programa abarca una amplia gama de actividades. Tanto los docentes como los directivos se han dado cuenta de que este proyecto ha sido un punto de inflexión, ya que ha permitido transversalizar temas que antes se tocaban de manera más separada y aislada. Ahora, el proyecto les brinda la posibilidad de abordar diferentes temas, importantes para la formación de los jóvenes, y esto ha sido bien aceptado por la comunidad educativa en general.


77 visualizaciones

Comentarios


bottom of page